FANDOM


Conocía bien la profanación. A fin de cuentas era su afición...
― Acerca de Kilmandaros[1]

Kilmandaros era adorada como una Diosa Ancestral por los Forkrul Assail. A ella le favorecía una forma que poseía las características físicas de la especie, como más articulaciones que un humanoide normal, lo que le permitía manipular su cuerpo en formas extrañas. Ella estaba obsesionada con la muerte y la destrucción. Es la madre de Sechul Lath y madrastra de Errastas.

En Mareas de Medianoche Editar

(Información faltante)

En Los Cazahuesos Editar

(Información faltante)

En La tempestad del Segador Editar

Dentro de Kurald Emurlahn Kilmandaros ha estado asesinando pretendientes, ‘carroñeros’, quienes arrancaban con impaciencia sus propios trozos del reino para su uso privado, entre ellos había algunos dragones salvajes. Mientras en la distancia las guerras civiles azotaban el reino.[2] Poco después de asesinar a Scabandari Ojodesangre Kilmandaros volvió al desgarro y se encontró a una figura delante, era Anomander Purake. Ambos hicieron un pacto, echar del reino a los pretendientes, y de común acuerdo decidieron que el Trono de Sombra quedara sin ocupante. Finalmente Kilmandaros declaró: «si Kurald Emurlahn ha de morir, que lo haga solo».[2]

El Rey Hechizero de los Tiste Edur, Hannan Mosag, envió a Bruthen Trana a encontrar el alma de Brys Beddict.[3] Bruthen Trana viajó a través de un reino sumergido, y encontró una Casa de Azath donde compartió una copa de vino con Nudillos y Kilmandaros.[4] Se revela que Kilmandaros fue encarcelada dentro de una Azath por Anomander Rake. El propio Nudillos estaba impresionado de que la Azath la retuviera siquiera. Este pensaba que la Azath había dejado escapar a Kilmandaros, pero ella negaba esta afirmación diciendo; «Ni siquiera el Azath podría retenerme para siempre». En esta Casa bajo el mar (el reino de Mael), Kilmandaros y Nudillos solían pasar el tiempo jugando a las apuestas con huesecitos. Buscando patrones en los mismos. Luego de un estallido violento de Kilmandaros, Nudillos ‘detuvo los granos’ (es decir, detuvo el tiempo) temporalmente para que su madre tuviera más tiempo para lograr encontrar un patrón en la disposición ósea.[4]

Ella fue aprisionada en la Casa de Azath por traicionar a Anomander Rake, argumentó que lo traicionó solo porque previo una traición de él. Nudillos le dijo que Anomander Rake nunca rompía su palabra, declarando que su Madre y Osserc tienen el mal habito de “anticipar” traiciones inminentes.[4]

En Polvo de sueños Editar

(Información faltante)

En El Dios Tullido Editar

(Información faltante)

En El regreso de la Guardia Carmesí Editar

En la Edad Ancestral, el Hijo de la Tierra, Denuth, desesperado por la paz en un mundo lleno de poderosas entidades enemistadas como Draconus y Liossercal, entre otras. Recordó a Kilmandaros, diciendo que esas riñas interminables de unos contra otros son «no más que mezquindad y sinrazones infantiles».[5]

Citas Editar

Llevaba la violencia con ella como si fuese una capa de pelo animal que colgase de sus hombros, una sensación que fluía de ella y lo acariciaba una y otra vez.
― Sechul Lath, acerca de su madre[6]

Notas y Referencias Editar

  1. Polvo de sueños, Capítulo 19
  2. 2,0 2,1 La tempestad del Segador, Prólogo
  3. La tempestad del Segador, Capítulo 11
  4. 4,0 4,1 4,2 La tempestad del Segador, Capítulo 20
  5. El regreso de la Guardia Carmesí, Prólogo
  6. Polvo de sueños, Capítulo 21
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.